Un Amor Celestial cuarta parte

El tiempo, algo tan relativo. Algo que si tú te sientes bien avanza muy rápido, pero, si te sientes mal avanza tan lento. El hecho de esperar los resultados de lo que estaba experimentando nuestro joven ángel, empezaba a impacientarlo. El hecho de que Cupido en lugar de ayudarle se le estuviera poniendo en contra era algo que no tenía en los planes. La idea de hacer la apuesta no era más que nada para demostrarle lo que se puede hacer con un poco de dedicación, pero este, se la había tomado muy a pecho y ahora estaba haciendo todo lo posible para que todo esto no funcionara. Lejos de hacerlo desistir lo estaba obligando a tomar el reto más en serio, ahora más que nada tenia que demostrar que a pesar de que Cupido le pusiera demasiadas trabas en lo que él hacía, lograría que esta pareja se uniera.

Amaneció, pero no todo era felicidad en este mundo. Para Jasmin ese día estaba lleno  de confusiones. Leyó el mensaje de nuevo, no lo podía creer. ¿Enamorado? ¿Cómo era eso posible si eran amigos? No podía pensar en terminar la amistad, porque tenían un acuerdo. Así que tenia que pensar muy bien que diría. Lo de ellos dos no podía ser por múltiples razones; el es mayor diez años, tiene dos hijos, divorciado ¿quieres mas? En definitiva, esto estaba pasándose de la raya.

Cupido sonreía. Desde hacía una semana no se le miraba ese semblante tan feliz. Y no era para menos, estaba consiguiendo que el ángel dejara ya su fastidioso plan, que se arrepintiera de haberlo retado, en mala hora aceptó esa apuesta, nadie tenía que meterse con su trabajo. Pero no podía echarse para atrás, claro que no, eso seria anti ético. Usando la excusa de que estaba poniéndole las cosas difíciles para que le demostrara el ángel las barreras que se tienen que derrumbar en el amor, para que no sospechara que la realidad era otra, pues estaba viendo que muy a su pesar el joven ángel tenía razón. Eso era lo que realmente le preocupaba, si ese ángel demuestra eso que dice, me va a quitar mi trabajo, el ser Supremo al ver que yo ya estoy obsoleto, chapeado a la antigua, no dudará un segundo en despedirme y contratarlo a él. –“¡No! Claro que no, no lo permitiré”-. Pensó Cupido. –“No tiene que durar otra semana aquí”-.

Estaba despierto no sabia desde que hora. A pesar de que no esperaba una respuesta en concreta, cuando menos quería saber que pensaba ella de lo que él le había dicho en la noche, en aquel mensaje. Así que le preguntó. Ella estuvo contestándole todos los mensajes y en ellos le explicaba que todo eso era muy confuso para ella.

-“Una cosa si es clara, tu a mi no me gustas”.- leyó en el mensaje Temo. A pesar de que en ningún momento esperaba gustarle a ella sintió que su corazón se hacía chiquito. Pero pues tenia que tomarlo con madurez, él solo le dijo lo que sentía por ella, nada más para que lo supiera, no para que le correspondiera de la misma forma.

-“Solo déjame amarte, te prometo que con esto no te haré daño”-. Escribió Temo en el mensaje.

El joven ángel estaba observando aquello. Y aunque Cupido estaba metiendo su cuchara en esto, él, estaba logrando hacer las cosas perfectamente y lo mejor de todo es que estaba usando las maldades de Cupido a su favor. Ahora más que nunca, no pararía aquel proyecto tan hermoso que estaba logrando.  De vez en cuando se quedaba ido, mirando fijamente a Temo, como si le recordara algo, como si esa persona fuera especial para el, como si lo hubiera conocido desde antes.

Y seguimos con el tiempo. Esa forma de ver nuestras vidas con el transcurrir del reloj, de los minutos, de las horas, de los días. Pero como dijimos al principio, es algo relativo, porque mientras que en la tierra pasaban los días volando, en las alturas no era así. Cada semana terrestre correspondía a un día, eso significa que cada vez que anochece arriba, abajo se acaba  una semana.

Pues una semana más en la tierra. Todo va muy bien, siguen siendo amigos. Hablan por teléfono como anteriormente, pero ahora lo hacen mas seguido, poco a poco van aumentando las horas en las que se quedan conversando. Verlos tan entusiasmados alegra a nuestro joven ángel. Eso quiere decir que no pasará un mes, (terrestre claro) para que estos dos seres caigan en las redes del amor. Si bien queda demostrado que también en nuestra historia como que el hombre es más sensible a los encantos de las mujeres que viceversa y pues eso ha ocasionado que él ya esté perdidamente enamorado de ella,  mientras que la confusión en ella aumenta día con día. Solo dos veces se han visto, aquellas que se vieron al principio. Así que nuestro ángel tiene que pensar en algo para que se vuelvan a ver, quizá y así, Jasmin la pensará de nuevo y a lo mejor esto ocasione que ahora si ella sienta algo diferente.

En esos días una mala noticia llegó a ella, pero Temo estuvo por lo menos por teléfono, acompañándola, dándole ánimos. Un compañero de la escuela había muerto y ella quedó con sus compañeras de ir a visitarlo al cementerio. Esto lo aprovechó nuestro ángel e hizo que hicieran una cita para verse, de nuevo en catedral.

No hubo muchas palabras ese día. Estaban los dos nerviosos. Era la tercera vez que se miraban y la primera después de que el confesó su amor por ella. Sin embargo, las cosas sucedieron como tenían que pasar. Ella no habló mucho, solo se limitaba a contestar las pocas preguntas que Temo hacía. Pero el joven ángel seguía lanzando sus polvos de amor.

A partir de ese momento la amistad había crecido más. Aun así ella le había dicho que no era su tipo de hombre, es más, que estaba segura que nunca se fijaría en él. Claro que por supuesto que eso era obra de nuestro querido amigo Cupido que por ahí andaba rondando.

De vez en cuando Cupido se unía al joven ángel para ver como iba todo. Pero pues un día que nuestro joven ángel estaba sembrando los polvos de amor en Jasmin, Cupido aprovechó.

“Temo, tanto insistir, tanto esperar, es algo cansado. Deberías aprovechar la oportunidad de salir con otras mujeres, así como ella te lo ha recomendado en varias ocasiones. Ella no te hará caso te lo ha dicho mucho y solo un tonto está ahí esperando a que suceda un milagro, el cual, sabemos que no pasará”.

Tener de conciencia a algo tan malicioso no es bueno, pero pues lamentablemente Temo la tenía ahí. Así que a partir del día siguiente, se empezó a apartar de Jasmin, ya no contestaba tan de seguido los mensajes de texto y en la tarde dejó de mandárselos.

Jasmin, algo pasaba con ella. De repente sentía que extrañaba demasiado a Temo. Más ese día, había estado tan cortante. Ahí estaba ella, bordando un vestido, ayudándole a su mamá y esperando que le contestaran un mensaje, del cual nunca llegó la respuesta. En la noche, ya para acostarse, miró de nuevo el teléfono y le preguntó a su mamá si ella debía mandarle un mensaje y su madre le contestó afirmativamente.

Acostado, pensando en alejarse, en no volver a mandarle un mensaje a ella, porque eso lo confundía más y lo hacía sufrir. Aun así, por costumbre tal vez, colocó su teléfono bajo la almohada. Cerró los ojos, pero en ese momento sintió que vibraba, con un reflejo en su cuerpo, rápidamente, metió la mano y saco el celular, observó que era un mensaje de ella, lo leyó y se sintió muy feliz. Pero, no lo contestó. No podía hacerlo, porque no sabía si quería seguir con esa farsa, con ese martirio de amarla sin poder hacer nada para que ella lo quisiera tan solo un poquito más que a un amigo. No podía soportar esa desgracia y tampoco dejaría pasar su vida esperando. Era momento de hacer algo.

A la mañana siguiente, nuestro ángel ya estaba de regreso a lado de Temo y lo acompañó desde que despertó, así que con un poquito de polvito lo hizo agarrar ese teléfono y contestar ese mensaje. Ella le preguntó que si que estaba pasando, pero el no pudo responder honestamente, le inventó algunas cosas para que ella no se molestara con él, pero de todas maneras ella lo hizo cuando se enteró de que el mensaje había sido leído desde la noche anterior y no se había dignado en contestar y ella se la había pasado en vela. Temo, le pidió perdón por lo sucedido.

Jasmin, empezaba a sentir algo diferente por él, se lo comentó a su mamá, la cual se sorprendió, porque ella la había escuchado decir que jamás se enamoraría de Temo y ahora, ahí estaba, diciendo que estaba enamorada o que cuando menos le gustaba. Claro, lo tenía que mantener en secreto. Tenía mucho miedo de las cosas que podrían suceder, de todo lo que se vendría encima, total, no estaba preparada.

Pero Temo seguía en la decisión de irse retirando de ella. Así que al día siguiente lo haría, tenía que decirle que por el bien de los dos ya no quería que se siguieran mandando mensajes y que se olvidaran los dos. Obvio Cupido tenia que ver. Pero nuestro ángel se dio cuenta de lo que hacia, así que ahí se armó un buen pleito entre los dos. Nuestro ángel empezó a defender lo que había logrado hasta ahora y Cupido no iba a destruir eso.

Amaneció, se dieron los buenos días por teléfono. Y entonces, Temo le dijo que tenia algo importante que decirle. Pero, ella contestó que también tenía algo importante que decirle. Temo se quedó pensando y no supo si esperar a que ella le dijera o el decirle lo que estaba preparando.

 

Continuará…

3 Respuestas a “Un Amor Celestial cuarta parte

  1. oraleee..¡¡

    poess me qedaree con la duda de lo qe siguee..

    aii no se valee es trampaa..

    peroo poess ioo see qe esta historiiaa tendraa un final muii feliz..

    porqee me constaa el amor qe existeee entree tu y jasmin…

    ii lo muchoo qe lucharon por estar juntos..

    bien merecidaa tienen tanta felicidad, tantoo tu como mi prima..

    los qieroo muchoo a los dos..

    les deseoo lo mejor.. siempre..

    atte: carolinabg

  2. ola mi amor.
    pues esta vez me has dejado supeer sorprendida,
    me ha encantado como has relatado lo que ha pasado en ese tiempo con nosotros,
    sabes la noche que eso pasó me di cuenta que te queria de una manera diferente, pero mi orgullo no me permitia decirtelo, bueno creoO que cupido habia sembrado algo de eso en mi, jeje…

    recuerdo todos los msj que me mandaste para que no estubiera enojada por no contestarme ese msj.

    y bueno tmb recuerdo cuando lei el msj en el que me dijiste que estabas enamorado de mi, me quede sorprendida no lo esperaba pero senti mui padre al leerlo, no sabia que contestar, no sabia si era un sueño, pero al desperar lo primero que hize fue buscar mi cel y leer ese msj..

    bueno mi amor me voi y espero la siguiente partee.

    te amo0 muchiisimoO.
    hasta luegoO.

  3. uy que mal no me toco ser la primera pero aqui estoy que es lo importante jajaajja saves que soy tu mas fiel lectora ya la avia leido pero no abia podido poner el comentario asi que en leerla si fui la primera jajajajajja y la verdad me encanto y llore casi con todas muy lindas todas me gustaron pero se me ase que te falta escrivir como otras tres partes no cres? se me iso muy pronto el final jajajaja bueno bay ***

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s