Un Amor Celestial quinta parte

Cupido veía aquella escena pero no quiso interrumpir, sabía que era el final  para el joven ángel, si Temo le decía a Jasmin lo que tenía pensado decirle todo aquello se acababa en esos momentos.

Pero, Temo supo esperar. Así que le dijo a Jasmin que ella le dijera que era lo tan importante que tenia que decirle. Entonces ella preguntó: -“¿Qué pensarías si te dijera que mis sentimientos por ti han cambiado?”- Temo no supo como interpretar aquello, pero entonces se decidió a preguntarle que clase de sentimientos tenía ella ahora hacia el. –“Creo que me estoy enamorando de ti”- leyó Temo en el mensaje aquel. No lo podía creer, lo que tanto deseaba, lo que mas quería en el mundo era que ella se decidiera a amarlo y eso era precisamente lo que estaba sucediendo. Así que sin pensarlo dos veces le dijo que se tenían que mirar, tenían que decirse personalmente todo lo que se amaban.

Cubetazo de agua fría para Cupido, no supo como reaccionar, pero bueno, tenía que reconocer que el trabajo del joven ángel estaba funcionando.

Como era domingo cuando recibió esa noticia Temo, pues, la cita la hicieron para verse el martes.

El día de la cita llegó. Nuestro ángel por supuesto que estaba feliz. No podía disimular la sonrisa, mientras que Cupido estaba por un lado de él, los dos observando la romántica escena.

En una parque de la ciudad Temo esperaba, con un poco de ansias y nerviosismo. Ella le dijo por tel. que ya casi llegaba y su corazón empezaba a latir con más fuerza. Por dentro, quería que ya estuviera ahí. Los minutos pasaban lentamente, pero a la vez rápido. En primer lugar no sabía que hacer primero, si darle un beso o comportarse y solo saludarla o pedirle de una buena vez que fuera su novia. Como siempre, las cosas que planeas no pasan tal cual.

Por fin, ella estaba ahí de frente, venia caminando y se veía completamente hermosa, era en realidad como un sueño. Temo, trató de pararse lo mejor posible, pero los nervios le ganaban, aun así, se controló un poco. Ella se acercaba a el, sonreía y el también lo hacía. Ella lo saludó de beso en la mejilla y se abrazaron muy fuerte. Entonces, el le preguntó que si se quería sentar en alguna banca de aquel parque y ella dijo que sí. Caminaron agarrados de la mano, llegaron a la banca y cuando Temo la tuvo de frente le dijo: -“Jamás pensé estar aquí, frente a ti, ya había perdido toda esperanza”- sin dejar de mirarla a los ojos fijamente. Se notaba en esos ojos color miel, la dulzura y sinceridad de ella, se veía tan profundo dentro de ellos, miraba su reflejo y sintió un escalofrío, eso que estaba sintiendo nunca lo había sentido. –“Yo tampoco pensé que esto pudiera suceder y que yo me diera cuenta de lo que siento por ti”- dijo ella. Él volvió a abrazarla y cuando se quiso ella reincorporar el la rodeó con sus brazos y le robó un beso. Al principio ella puso resistencia pero al final ella también lo aceptó. El primer beso, tan rico, tan profundo, tan especial. Por unos segundos se miraron a los ojos, ella no pudo sostener mucho la mirada. Entonces Jasmin dijo: -“Mi mamá me dijo que nada de besos en nuestra primera cita y creo que no he cumplido. Pero, te amo”- entonces Temo dijo: -“¿Quieres ser mi novia?”- y ella dijo: -“Hasta la pregunta sale sobrando ¿no crees?- acto seguido un segundo beso interrumpió todas palabras que pudieron haber salido después. Abrazados, sin tener noción del tiempo, esa tarde fue una de las mas hermosas para los dos. Cada uno se fue a su respectiva casa.

Todo era felicidad, la paz reinaba de nuevo. Al día siguiente los dos amanecieron radiantes, felices. A Temo le dolía la boca de tanto sonreír. Ella ni se diga, estaba completamente dichosa. Nada podía opacar esa felicidad.

-“Tengo que reconocer que has logrado algo que realmente era difícil de hacer”- dijo Cupido al joven Ángel. – “En verdad, te felicito, te mereces ser un ángel del amor”- nuestro ángel solo sonreía. Pero en eso, algo interrumpió toda aquella felicidad.

-“Que ángel ni que nada”- dijo otro ángel que estaba detrás de ellos.

-“¿Quién eres tu y que quieres?”- dijo Cupido

-“Soy el dueño de esas alas y esa túnica que trae este impostor”.

-“¿De que hablas?”- volvió a preguntar a Cupido mientras que el joven ángel se había puesto nervioso.

-“Sí, este supuesto ángel me robó mis cosas mientras yo me medía mi nuevo traje”- contestó enojado el otro ángel.

-“¿Es verdad esto?” – preguntó Cupido al joven ángel y este, solo se limito a aceptarlo con la cabeza.

-“¿Tu sabes lo que les pasa a los que tratan de hacerse pasar por ángeles?”- preguntó de nuevo Cupido a nuestro ángel. El cual, de nueva cuenta sin decir palabra dijo que no con la cabeza.

-“Tenemos que ir con el Ser Supremo, el tiene que castigarte por esto”. – dijo el otro ángel.

Dicho esto, los tres ángeles se fueron a las alturas.

Mientras en la tierra oscurecía y amanecía. Al día siguiente, Jasmin ya no despertó feliz. Estaba llena de confusiones. No sabia como decirle a toda su familia que era novia de Temo, mucho menos a su padre, al cual le tenia  un miedo atroz, y no por lo que le hiciera, sino por las palabras crueles que solía decirle nada mas estaba enojado con ella. No se sentía preparada para enfrentarlos. Estaba completamente confundida y eso se lo hizo saber a Temo, quien tenia un presentimiento.

El ser Supremo estaba molesto. Nunca en la historia de todos los tiempos nadie se había osado a robarse las túnicas de los ángeles.

-“¿Quién eres y por qué hiciste esto?”- preguntó a nuestro ángel el ser Supremo.

Las lágrimas salían de aquel bello rostro. No sabía como contestar a esas preguntas pero empezó diciendo todo.

-“Yo era un ser humano, una mujer cuando morí. Y sí, es verdad que tomé esa túnica, pero solo quería saber si me quedaba bien, era algo sin malicia lo juro. No sabía que fuera tan grave. Tomé las alas y me las puse también, siempre había admirado a los ángeles y ahora que por fin podía ser uno, me llenó de ilusión. Pero le aseguro que lo iba a devolver, fue entonces cuando me encontré a Cupido llorando…”- pero el ser supremo interrumpió. –“¿Por qué estabas llorando Cupido?”-

-“Es que me sentía muy fracasado, por no poder hacer que los humanos se amaran, es entonces cuando él o ella, llegó ahí y me pregunto que pasaba, le conté mi historia. Se que fue un error hacerlo con alguien desconocido. Pero, me inspiró mucha confianza, tenía esa carita tan dulce y llena de inocencia que confié en ella. No sabia que era una usurpadora ni nada de eso. Fue entonces cuando hicimos la apuesta”. –

-“¿Qué apuesta?”- preguntó el ser supremo.

-“Dijo, que ella me demostraría que si es posible hacer que las personas se amen sinceramente. Y pues yo, deseando que todo esto fuera verdad para poder solucionar mis fracasos acepté”

-“¿Que apostaron?”

-“Me dijo que si yo perdía, pasaría la eternidad formando parejas con la técnica que ella me enseñaría y si ganaba ella renunciaba a ser un ángel. Le aseguro que no sabia que ella no era un ángel, por eso acepté”.

-“¿Tú sabes el castigo para los que se hacen pasar por ángeles? Serás desterrada de este lugar ahora mismo y pasarás tu eternidad en el infierno.- dijo el ser supremo dirigiéndose al joven ángel.

Mientras tanto en la tierra Jasmin lloraba desconsoladamente. Se sentía confundida, no quería separarse de Temo pero era lo mejor para los dos, lo de ellos jamás funcionaría.

Y en el cielo…

Mientras se daba la vuelta para retirarse ella dijo:

-“Estoy dispuesta a aceptar cualquier castigo. Al fin que ya logré mi misión. Lo que tenia pendiente desde hace mucho”.

-“¿Qué misión? ¿De que hablas?”

-“Antes de morir, yo estuve enamorada de alguien, tan especial, tan lindo conmigo. Éramos tan felices, pero el destino no quiso que nos amaráramos por siempre. Así que cuando morí, lo primero que me prometí a mi misma era que le ayudaría a esa persona a encontrar el amor y que estaría ahí para que el destino no volviera a hacer lo mismo con el. Mientras subía desde la tierra aquí, pasaron doce años en la tierra. Durante todo ese tiempo miré como sufría, observé como se casó para poder comprobarse a si mismo que podría volver a querer así como me quiso a mi, pero con la que se caso, no era la indicada y ni yo estaba en la manera de ayudarle, así que, sufrí mucho al verlo ser infeliz todos esos años. Cuando se separó, me sentí aliviada y me dije que ahora si tenia que hacer algo por él. Es entonces, cuando encontré esa túnica. Pensé que la mejor manera de ayudarle era siendo un ángel. Lo mejor de todo, fue cuando encontré a Cupido e hicimos esa apuesta. El me dejó escoger y es así como escogí a ellos dos. A él, porque tenia una misión que cumplir y a ella, porque la considero que es una buena niña y que jamás se atreverá a hacerlo sufrir. Espero que entienda, lo hice por amor. Un amor puro, que no conoce de tiempos, de vida o de muerte, que trasciende fronteras. Un amor puro, sin malicia. Por eso lo hice, por eso estoy aquí ahorita”- Terminó el joven ángel y de sus ojos salían lagrimas, Cupido sin darse cuenta también le asomaron las lagrimas, incluso al ángel ofendido también se le pusieron sus ojos llorosos. El ser supremo estaba conmovido con aquella historia.

-“Espero”- dijo el ser supremo después de quitarse el nudo en la garganta. –“que con esta historia aprendas algo Cupido. Ella vino desde la tierra para poder salvar al amor de su vida. Eso es muestra de amor, un amor Celestial. Sin embargo tengo que castigarte, porque esto no se puede quedar así”-

-“Espere”. –Dijo el ángel ofendido –“no hay necesidad de que la castigue, es más, yo ya tengo mi traje nuevo, le puedo dar ese. Créame señor, ella se merece ser un ángel. Quizá mas que nosotros”.- el ser supremo se quedó pensando y al poco tiempo dijo:

-“Creo que esto tiene que tener una lección y un castigo para todos. Tú, Cupido, por ponerte a confiar en alguien inexperto algo que con mucho cuidado te he encomendado desde siempre y por dejar que esta chiquilla juegue con los sentimientos humanos. Estas destinado por toda la eternidad a cumplir con tu apuesta. Porque, sencillamente has perdido. Tú Ángel distraído, por no fijarte donde dejas las cosas te mandaré dos siglos al purgatorio a ayudarle a las almas en pena a encontrar su camino. Pero a ti jovencita, tu castigo será; ser el ángel guardián de esa pareja”- ella sonrió, en lugar de castigo aquello era un premio. –“Tendrás que hacer que ellos se amen por siempre y después de que esa misión termine, nos volveremos a ver por aquí. Pero, no usaras esa túnica vieja, ahorita te daremos todo nuevo para ti”-

Bajó a la tierra.

Jasmin lloraba, estaban su hermana, su prima y su mamá. Su madre le preguntó que si que pasaba y ella solo dijo: -“Lo amo mamá, lo amo”- y ella le contestó: -“Si en verdad lo amas, lucha por el”. Entonces ella le mando un mensaje y le dijo a Temo que lo amaba y que quería estar con el por siempre.

El joven ángel sonrió, lanzó un poco mas de polvos de amor.

Y así sucedió. Jasmin y Temo se amaron por siempre y siempre estuvo con ellos cuidándolos su ángel guardián.

Hubo problemas pero todo se arreglaba como si fuera un gran milagro. Se amaron en realidad por siempre.

POR SIEMPRE FELICES. POR SIEMPRE EL AMOR.

 

Historia dedicada a mi princesita hermosa. Porque en realidad tenemos un ángel que nos cuidará por siempre en las buenas y en las malas.

A todas aquellas personas que han sido parte de esta maravillosa historia les doy las gracias.

A todos los ángeles que cuidan de las personas de verdad mil besos, porque sin ustedes los humanos no somos nada.

Recuerden que la fe mueve montañas y nunca de los nuncas hay que perder la esperanza. Cuando esta más oscuro es seña que ya va amanecer. Y como dice mi suegra: quien pierde la fe, nada le queda que perder.

 

Fin

3 Respuestas a “Un Amor Celestial quinta parte

  1. Oraleee..
    Oraleee…
    qee padree te qeeddooo..
    estaa muii boniitaa..¡¡
    netaa qe me sorprendeess..
    les deseoo lo mejor..
    loss qieroo muchoo..¡¡
    qee seann muii feliciess..¡¡
    cuidathee muchooo..
    baee..¡¡

    atte: tu primaa CarOliinaa

  2. Cubetazo de agua fría para Cupido, no supo como reaccionar, pero bueno, tenía que reconocer que el trabajo del joven ángel estaba funcionando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s